miércoles, 18 de mayo de 2011

Conferencia: La producción cerámica sevillana durante la Baja Edad Media. Pilar Lafuente


Curso Las producciones cerámicas Tardomedievales y Modernas. Materiales, métodos de estudio, técnicas analíticas y enfoques de la investigación. 

Director: Alberto García Porras. Universidad de Granada
 
Fecha: del 1 al 3 de junio de 2011
Duración: 22 horas (16 horas teóricas – 6 horas prácticas)
 

Pilar Lafuente Ibáñez
Arqueóloga, Universidad de Sevilla

Conferencia en el curso (ver programa).-
  • La producción cerámica sevillana durante la Baja Edad Media
El año 1248 Sevilla es conquistada por el rey Fernando III lo que supone el fin del dominio islámico en la ciudad y su incorporación a corona de Castilla. A partir de este momento surge una nueva sociedad con una religión, unas ideas y una cultura distintas que se expresan también de forma diferente; van a ser muchas las transformaciones que experimenta la ciudad en todos los ámbitos, incluido el de la cultura material y, por supuesto, en la cerámica.

Conocemos todavía muy poco sobre las cerámicas que se produjeron y/o se consumieron durante los primeros momentos tras la conquista, pero los hallazgos parecen apuntar hacia una ruptura y una rápida sustitución de los ajuares con la introducción de nuevas formas y nuevas técnicas en la producción cerámica. Durante la segunda mitad del siglo XIII surgen nuevas formas que vienen a satisfacer los gustos y necesidades de los recién llegados, especialmente en lo que se refiere a la preparación y al consumo de los alimentos, se observa la aparición de piezas de vajilla de uso individual y un incremento de las formas abiertas de cocina (cazuelas), aparecen técnicas y motivos ornamentales novedosos a la vez que se conservan algunos aspectos de la tradición cerámica de época almohade, también se mantienen algunas piezas de vajilla como los ataifores carenados, ahora con ejemplares de tamaño reducido que los aproximan a la forma escudilla, o las jarritas de paredes finas para el agua.

Las ollerías sevillanas debieron despegar pronto para ir adquiriendo un desarrollo cada vez mayor pues se detecta un considerable aumento de las producciones locales tanto en lo que respecta a las formas de vajilla como a todo tipo de cacharrería, que no tardan en adquirir rasgos de estandarización. Las nuevas vajillas van a estar compuestas por platos y escudillas, y en menor medida por cuencos, platillos o especieros, y diversas formas cerradas, en estas cerámicas podemos apreciar cómo los olleros incorporan rasgos de las cerámicas que habitualmente circulaban por distintos puntos del Mediterráneo occidental; destacan los grupos con cubierta monocroma sólo en la cara interna o con decoración en verde sobre blanco que caracterizarán las primeras producciones “mudéjares” netamente sevillanas. Durante este periodo surgirá también una producción de piezas exclusivamente ornamentales o con carácter ritual y/o simbólico, y comenzará el auge, ya imparable, de la cerámica de uso arquitectónico tanto para uso constructivo como para revestimientos.

Durante la primera mitad del siglo XV están presentes formas y tipos que fueron comunes en el último cuarto del siglo anterior, aunque han evolucionado aligerando sus paredes y cubriendo ambas caras con vedríos brillantes melados o verdes. Los años centrales van a suponer un periodo de transformación muy influenciado por las lozas decoradas valencianas, aparecen nuevos tipos cerámicos -algunos de escasa presencia y duración efímera- que se caracterizan por la pérdida de los repiés y la aparición de bases cóncavas, y por el fuerte desarrollo que experimentan los vedríos melados con cubiertas transparentes espesas y brillantes bajo las que resalta la decoración en manganeso; las pastas no van a ser ajenas a las experimentaciones utilizándose barros distintos para un mismo tipo de pieza:

rojizas, rosadas, anaranjadas, beiges, amarillentas, etc., con una tendencia hacia las pastas de composición más calcárea hasta llegar hacia finales de siglo a las pastas beiges típicas de la Edad Moderna.

Tras este periodo en el que se evidencia una cierta indefinición, va a surgir un repertorio cerámico nuevo altamente estandarizado, que se apoya en el fuerte desarrollo de la industria alfarera local. Aparecen una vajilla de gran consumo caracterizada por las cubiertas meladas y la decoración de manganeso en las formas abiertas, y nuevas series cerámicas enfocadas a un mercado más selecto que se caracterizan por el empleo de esmaltes y por una decoración inspirada en los modelos ornamentales de Paterna y Manises, las vajillas de este segundo grupo representan el arranque de las lozas de época moderna. Hacia el último cuarto del siglo XV surgen series cerámicas más elaboradas, algunas de gran complejidad técnica y cuidada ornamentación como las lozas con decoración pintada en azul sobre blanco o en azul y morado sobre blanco, las exquisitas piezas de cuerda seca, o las más tardías producciones de loza dorada.

Además de las vajillas, en las ollerías sevillanas se produjeron barros finos para el agua y todo tipo de cacharros para los usos más diversos, así como grandes piezas de carácter ornamental a la vez que utilitario o ritual, como los brocales o las pilas bautismales; también tuvieron gran importancia la tinajería con la producción de envases comerciales y la cerámica de uso arquitectónico.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XV las cerámicas sevillanas se exportaron hacia la Europa atlántica siguiendo las rutas del mercado del aceite, así como hacia Canarias y las islas atlánticas. Este mercado se ampliará notablemente tras la conquista de los territorios americanos a los que nuestras cerámicas llegan desde muy temprano.

Segunda mitad del siglo XIII
I.- Vajilla.
A.- Grupo bizcochado.
B.- Grupo vidriado.
a.- Formas abiertas.
b.- Formas cerradas.
II.- La cacharrería.
A.- Cerámica de cocina.
B.- Cerámica de almacenamiento transporte y conservación.
C.- Otras formas documentadas.
III.- Otras cerámicas.
A.- Cerámicas de uso agrícola o artesanal.

Siglo XIV
I.- Vajilla.
A.- Vajilla con cubierta transparente.
B.- Grupo verde sobre blanco.
C.- Vajilla con cubierta sólo en la cara interna.
D.- Grupo bicolor.
E.- Grupo bizcochado.
II.- La cacharrería.
A.- Cerámica de cocina.
B.- Cerámica de almacenamiento transporte y conservación.
C.-Cerámica de iluminación y fuego.
D.- Otros usos domésticos
III.- Otras cerámicas.
A.- Brocales de pozo.
B.- Pilas ornamentales.
C.- Pilas bautismales.
D.- Cerámicas de uso agrícola o artesanal.
 

Siglo XV
I.- Vajilla.
A.- Vajilla vidriada/ Vajilla con cubierta transparente.
B.- Lozas.
B.1- Serie blanca.
B.2- Serie verde.
B.3- Serie blanca y verde de mitades.
B.4.-Loza con decoración azul sobre blanco.
B.5- Loza con decoración azul y morada
B.6- Cuerda seca.
B.7- Loza dorada.
E.- Grupo bizcochado.
II.- La cacharrería.
A.- Cerámica de cocina.
B.- Cerámica de almacenamiento transporte y conservación.
C.-Cerámica de iluminación y fuego.
D.- Otros usos domésticos
III.- Otras cerámicas.
A.- Brocales de pozo.
C.- Pilas bautismales.
D.- Cerámicas de uso agrícola o artesanal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario