lunes, 26 de marzo de 2012

Cómo afrontar la comunicación de conceptos. Curso Interpretación de los otros valores del territorio


Programa de Formación del IAPH 2012
En colaboración con la Asociación para la Interpretación del Patrimonio

El miércoles, 21 de marzo, en la sesión de tarde del curso Interpretación de los otros valores del territorio: contar lo no evidenteSantiago Campuzano nos habló de Cómo afrontar la comunicación de conceptos. 


Partir de la experiencia del otro
La idea básica que orientó toda la sesión es lo que las tendencias actuales están considerando como la máxima en la interpretación de cualquier patrimonio, colección, espacio o territorio: saber para quien se interpretan estos valores y hacérselos llegar de la manera más eficaz posible. Para que la interpretación de los valores del territorio se relacione de manera directa con la personalidad o experiencia del visitante, hay que conocer al visitante. 

Los estudios de público dan una información muy valiosa sobre el tema, pero no deberíamos complacernos con una vinculación primaria entre la información expuesta y la información supuestamente demandada. No solo hay que revelar lo que el visitante requiera, sino lo que el visitante necesite para que la experiencia resulte lo más completa posible. De este modo, la consideración de las necesidades, motivaciones e intereses de los públicos es tomada como diagnóstico básico para establecer las categorías de públicos. No obstante, en la actualidad, aplicando una visión integradora y multidisciplinar, es posible hacer una reflexión previa a la planificación y considerar todas las variables para diseñar experiencias a la medida de cada tipo de visitante. De hecho, hay dos disciplinas que pueden auxiliarnos a la hora del reconocimiento de los públicos: la antropología y la psicología de la educación. 

De la antropología nos interesa, aunque en una escala diferente, la llamada noción de extrañamiento, que insiste en la necesidad de buscar un modo de acercarse a lo desconocido en el que las apreciaciones sobre otras realidades culturales no resulten mediadas por los esquemas propios del observador. Esto permite no comprometer ni viciar lo observado mediante la aplicación de convencionalismos propios del contexto cultural de quien observa. Así, en términos de intersubjetividad, se hace posible la representación de los hechos alejados de nuestro entorno cultural para proceder a una lectura completa de los mismos. Si localizamos y tenemos en cuenta los convencionalismos y esquemas de ideas previas que tienen los públicos a los que va dirigida la interpretación, se pueden conseguir discursos de una efectividad extraordinaria. Esto no es otra cosa que el enfoque constructivista en el aprendizaje, lo que sirve para enlazar con otra disciplina: la psicología de la educación. 

De la psicología de la educación nos interesa el enfoque evolutivo, el conocimiento del estadio en el que se encuentran las competencias cognitivas de los visitantes para que la estructura del discurso integre los conceptos que se pretenden transmitir en una dinámica efectiva, que proporcione las herramientas necesarias para construir conocimiento. Este aspecto tiene especial relevancia cuando la interpretación se produce de cara a los grupos educativos, a los menores, con una intencionalidad más didáctica e instructiva. Considerar esta disciplina permitirá ese enfoque básicamente diferente que Tilden recomendaba en su sexto principio.
Tendencias actuales
En este segundo apartado de la sesión se desarrollaron, en base a experiencias evaluadas, distintas maneras de asumir la comunicación de conceptos, en terrenos tan variados como un yacimiento arqueológico, el stand de una feria, una exposición temporal o un museo. 

Los ejemplos que se sacaron a colación servió para hablar desde la Interpretación (los sentidos de itálica, stand La Rinconada), la museografía didáctica (los mapas y la representación espacial) o la didáctica creativa (Bellas Artes en el Museo de Huelva).
Análisis de casos
En la última parte de la sesión se analizaron dos instituciones que, aunque diferentes, tienen el nexo común de comunicar e interpretar conceptos para un amplio espectro de público. Se trata del Museo de la Autonomía de Andalucía, donde nos centramos en su sala de exposición permanente y en el programa didáctico, y del Pabellón de la Navegación, donde se realizó una  visita para que los alumnos hicieran una observación de los recursos, aplicaran prácticamente los conocimientos adquiridos y se estableció un debate de cierre en torno a las siguientes cuestiones:

  • ¿Cómo se comunica el concepto de navegación en la exposición en general?
  • ¿Hay un hilo conductor en toda la exposición?
  • ¿Qué orden y secuencia se suceden en los contenidos? 
  • ¿Qué objetivos tiene cada una de las salas?
  • ¿Qué recursos emplea?
  • ¿Cada sala o recurso tiene un destinatario concreto?


Datos del curso
Dirección: Francisco J. Guerra Rosado y Maribel Rodríguez Achútegui. Asociación para la Interpretación del Patrimonio (AIP).
Fecha: del 20 al 22 de marzo de 2012
Duración: 20 horas 
Programa del curso  Interpretación de los otros valores del territorio: contar lo no evidente.
Sede de celebración del curso: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Camino de los Descubrimientos, s/n. Isla de la Cartuja. Sevilla

[Información del curso en la web IAPH - Interpretación de los otros valores del territorio: contar lo no evidente]



No hay comentarios:

Publicar un comentario